El barco

9d552143-d069-4c6b-b3e8-317c47fb164bLa vida pasa, no para. El tiempo se agota; la vida sigue y tú tienes que caminar con ella si quieres avanzar de verdad.

Estoy cansada de todo, tal vez también de mí. Estoy en el mar y no sé nadar. Veo muchos barcos y salvavidas a los alrededores, pero ninguno es para mí, mis brazos buscan uno en especial.

Consigo un barco, ese barco, las cosas cambian. El barco, además de mí, lleva una carga muy pesada.

Las personas a mi alrededor, desde sus barcos gritan que me baje del mío, que no sabré manejarlo, que es muy grande para mí. Que ellos bajarán de los suyos porque se cansaron de remar, que me lance al mar, que me consiga una embarcación más pequeña.

Quieren ver como me ahogo, pero no lo haré, no me ahogaré. Estar en el barco me cansa. Estoy cansada. Miro a la gente, miro a todos lados, y me canso más. Miles de voces gritando, “¡baja ya, aquí es tu lugar!”.

Las cosas siguen cambiando. Sigo remando, no sé desde hace cuánto lo estoy haciendo. A pesar de estar cansada sigo haciéndolo. Me ha costado mucho tener este barco y estos remos; no estoy dispuesta a dejarlos.

Miro a mis lados; todos se han ahogado.



 

Libros y blogs

img_3684

Mucha gente desde que inicié esto de los blogs personales (especialmente desde que dejé de publicar constantemente) dice que debería publicar más seguido.

En mi cabeza los blogs y los libros tienen una relación más allá de que ambos usan la comunicación escrita. Ambos son mis hobbies; disfruto de publicar posts y disfruto de la lectura.

¿Qué quiero decir con esto?

Yo leo cuando me apetece, cuando tengo ganas. Si no quiero, no lo hago; dejaría de ser un hobby y pasaría a ser una obligación.

Lo mismo pasa con el blog y con publicar entradas. En 2015 (para aquellos que leen mi blog desde esos tiempos) publicaba más seguido, sí, y paré. Mucha gente se preguntaba porque dejé de publicar, y aunque yo tampoco supe explicarme en ese entonces, hoy puedo decir que fue porque empecé a sentirme obligada a publicar contenido, y eso es algo que me desagrada por completo.

Así que esta es como una pequeña nota por si dejo de publicar seguido en lo que resta del año, porque hoy me apetece escribir (así como me ha pasado días anteriores), pero tal vez mañana me sienta agobiada y ya no lo haga.

-M.

Cicatrices y pensamientos

oo

Todos tenemos cicatrices. Tómense lo que he dicho como quieran; si quieren literal, como la cicatriz que te haces cuando te dañas; o si quieren figurativo, como experiencias a lo largo de tu vida que simplemente te marcan. Cualquiera de estas dos interpretaciones son válidas para este post.

A veces me enojan mis cicatrices, me frustra tenerlas. Me recuerdan lo débil que fui en algún punto de mi vida.

Duele, sí que duele recordar, pero no pasa nada. No pasa nada en el sentido de que es absurdo enfadarse con cosas que simplemente no puedes cambiar; cosas como el verano, la luna o el tráfico. Hay que aceptarlo. Aceptar que las cosas pueden cambiar, que te has equivocado y que no hay vuelta atrás.

No puedo proteger a todo el mundo. No puedo salvar a todo el mundo. Hoy miro atrás, y si me fallé a mí misma en un momento o si le fallé a alguien en algún punto; les digo que lo siento, que he hecho lo mejor que sabía en ese entonces.

Al final son heridas, y las heridas se curan. Pero las heridas grandes, aunque sanen, dejan cicatriz. Y esas cicatrices somos todos nosotros. Son lo que hemos vivido, lo que hemos querido y lo que hemos intentado.

-M.

Una reflexión de verano

Mira, ya es febrero. Febrero del 2017. Mientras me hago mayor (por no decir vieja), siento que el tiempo pasa más rápido que nunca. Podría haber jurado que estaba comiendo la cena navideña la semana pasada, pero no, fue hace ya un mes y medio. ¿VEN?

Cuando eres un niño el tiempo pasa muchísimo más lento. Cuando no tenemos tantas obligaciones no tenemos que preocuparnos constantemente sobre el tiempo. No solemos apreciarlo hasta que nos damos cuenta de que tenemos tantas cosas que hacer que no tenemos tiempo ni para respirar.

Mi control sobre el tiempo casi siempre ha sido un desastre, y ahora más que nunca me estoy dando cuenta de eso. Aún a veces me quedo atrapada pensando que siempre habrá tiempo para hacer las cosas que quiero después, en algún momento del futuro. Pero ese modo de pensar es malo. Si sigo (o seguimos) pensando así, que siempre habrá tiempo en algún punto del futuro, acabaré despertando cuando tenga 40 y me daré cuenta de que aún no he hecho nada de lo que había dicho que haría en un futuro.

Voy a empezar a hacer tiempo para las cosas que quiero hacer, porque tiempo siempre hay, solo hay que saber organizarlo poniendo como prioridad ciertas cosas. Ahora se preguntarán: ¿en qué enfocarse?

La pregunta se responde siguiendo estos sencillos pasos: primero mira cuáles son las cosas más importantes por hacer, y después, qué es lo más urgente (qué es lo que necesitas hacer con rapidez o en el menor tiempo posible).

Si no tienes una cosa en la que enfocarte, acabarás intentando hacer todo a la vez, y al final no harás nada porque “ay, no tengo tiempo :(“.

Olvida eso. Yo haré tiempo para mis actividades, y te sugiero que tú también lo hagas si hay algo que has querido hacer desde hace tiempo pero que siempre lo acabas posponiendo para después. Uno nunca sabe cuánto tiempo le queda en verdad.

-Martha

Confórmate

El post de hoy es sobre el conformismo. El conformismo suele relacionarse con la estabilidad, cuando no es esto. Así que preguntémonos:

¿Qué es el conformismo?

Pues es una actitud que muchas veces trae arrepentimiento al final; por poner un ejemplo, cuando no terminas tus estudios porque dices que ya estás bien así, que estás conforme y no necesitas más. Así es, el conformismo es el enemigo del progreso.

conformismo

El ser conformista muchas veces se transmite por medio de nuestro entorno social, en otras palabras, si te juntas con gente conformista lo más probable es que tu también te conviertas en eso.

Algo muy importante para evitar el conformismo es arriesgarse. Mucha gente dice que el que no arriesga no gana, cosa que muchas veces es cierta. Claro, tampoco es como que vayamos a irnos a apostar cinco mil dólares porque quien no arriesga no gana, hay que ser sensatos; lo que yo quiero decir es que la gente no hace cosas porque tienen miedo al que dirán, tienen miedo de lo que pueda suceder, incluso sienten que ellos no son lo suficientemente capaces o que necesitan de otras personas para que las cosas salgan bien, y a estas razones les sigue un largo etcétera.

Es muy obvio que no siempre tendremos éxito, pero para poder tener éxito hay que fracasar y no rendirse. Aquí una frase que da a entender lo que quiero transmitir:

0b9

También existen aquellos que son conformistas porque son flojos y creen que hasta donde han llegado está bien; este tipo de comportamiento afecta muchísimo en los trabajos en equipo y ese tipo de cosas donde necesitas apoyo.

El conformismo es algo que no me agrada, porque yo sé que todos somos capaces de hacer lo que nos propongamos. Y para aquellos que lo hacen por flojera… ¿por qué deberíamos quedarnos en 50 cuando podemos llegar a 100?

¿Ustedes qué opinan?

-Persemove

Los jóvenes también pensamos – Parte ?

Hola a todos los que siguen respirando

Hace unos meses, yo estaba en el bus escuchando RPP (Radio Programas del Perú), la cual es una  estación de radio donde emiten noticias y tal. Cuando de pronto escuché que se había hecho una encuesta en las calles, con preguntas del tema de “¿Cómo quieres que sea el próximo presidente del Perú?” a razón de que el gobierno del actual presidente de mi país, Ollanta Humala, ya va a terminar.

Ahora pondré las preguntas y los resultados, que son aproximados, ya que sucedió hace meses y no recuerdo bien las cifras exactas.

¿Usted cree que el próximo presidente debe ser creyente? (Con esto se refieren a que si creen que debe creer en Dios) La mayoría dijo que sí

¿Usted cree que el próximo presidente debería estar a favor o en contra del aborto? – Buen porcentaje en contra, una minoría a favor

¿Usted cree que el próximo presidente debe apoyar el matrimonio homosexual? – Acá las cifras estaban muy peleadas, era como 48% vs. 52%

Cuando acabé de oír las cifras, me quedé pensando en el país. Seguí pensando y entonces me surgieron preguntas. ¿A quiénes les hacen estas encuestas? ¿A los adolescentes? ¿Jóvenes menores de 18 años? ¡No! Se las hacen a los adultos, y lo sé porque a la hora de encuestar piden DNI, documento que solo tienen las personas que son mayores de edad. (Claro que los niños y adolescentes también tienen DNI pero no es válido en este tipo de asuntos)

Hay algo importante, que se les olvida a casi todos: ¿Quiénes son el futuro? ¿Los adultos? ¡Para nada! Ellos morirán muy pronto, quienes van a ser parte del futuro son los adolescentes, las personas jóvenes. ¿Acaso nadie piensa en ellos?

 Este tipo de encuestas deberían de ser hechas a las personas jóvenes, porque nosotros somos el futuro. Y no solo hablo por mi país, Perú, sino por todo el mundo.

Con internet, los adolescentes de hoy en día tienen todo tipo de información a su alcance, pueden prácticamente descubrir el mundo por sí solos y pueden hacer de todo con ella. Por esta razón, los jóvenes están empezando a cambiar la forma de pensar que se les había sido impuesta por sus padres. Por ejemplo, muchos creyentes están dejando de creer en la existencia de Dios porque ahora tienen acceso a la información a la que antes no podían acceder.

Ahora, volviendo un poco al rumbo del post… los padres a veces son una especie de obstáculo para que los jóvenes empiecen a pensar por sí mismos. ¿Qué quiero decir con esto? Pues es simple, muchos padres no aceptan cosas como por ejemplo que sus hijos se hayan vuelto ateos, que apoyen el matrimonio homosexual o la legalización del aborto, lo cual impide muchas veces que el adolescente comience a pensar por sí mismo, y se queda con lo que sus padres le impusieron que crea. Incluso creo que yo estoy dentro de este grupo de personas, cuando mis padres descubrieron que estaba dudando de Dios fue algo así como “OH, EL DEMONIO, EL DEMONIOOO”.

Y como la mayoría de lectores de este blog son personas jóvenes, mi consejo para esas personas es que no hagan caso, no dejes que ellos te impongan en que debes y no debes creer, o que debes y no debes sentir, tú no eres tus padres, tú eres tú.

Ahora, haré un pequeño anuncio de algo que se me ha ocurrido a causa de este asunto de las encuestas, y es hacer yo misma una encuesta a personas que sean adolescentes, con las mismas preguntas de la encuesta anterior, incluso podría grabarlo y subirlo a YouTube, ya saben, para ver como anda la juventud. Los resultados los publicaré aquí en el blog.

Aún es solo una idea, algo en proceso, ya les informaré de esto más adelante.

Eso fue todo por ahora, gracias a todos por haber leído este post :D

persemove